24 Oct La pera un tesoro de otoño

Conocida desde tiempo inmemorial, la pera (Pyrus communis) tuvo su origen en el oeste asiático y fue cultivada por egipcios, griegos y romanos. Hay restos arqueológicos del tercer milenio A.C. que así lo atestiguan.

La forma, el color y la textura de su piel y su carne diferencian los tipos de peras, encontrando decenas de variedades: Erculina, Conference, Blanquilla, Magallón, limonera,

La pera aporta minerales y oligoelementos (cobre, magnesio, manganeso, yodo y sobre todo potasio), vitaminas y enzimas, es un alimento muy rico en agua (más del 85%), su gran aporte en fibra la sitúa entre los más altos de el resto de las frutas. La pera es rica en vitamina C, vitaminas del complejo B (tiamina, riboflavina, niacina y ácido fólico), contiene un poco de vitamina A y pequeñas cantidades de vitamina E y K. En su composición encontramos también los taninos, que tienen una acción astringente y anti inflamatoria.

En China, la pera y también el peral, es un símbolo de longevidad, al tiempo que la sutilidad de sus flores sugiere la fragilidad.

La medicina tradicional china se rige por la teoría de los cinco elementos, atribuye a cada elemento un órgano y una víscera, un color, una emoción, un gusto, una estación del año, un grupo de alimentos para tonificar los órganos y un movimiento energético.

La pera es la fruta del elemento metal o sea del otoño, es de color blanco y tiene un parecido anatómica en el lóbulo pulmonar, Si visualizamos un corte axial de una pera, observaremos que entre sus fibras quedan pequeños espacios llenos de aire que nos recuerdan los alvéolos pulmonares.

En la medicina china la pera tiene naturaleza refrescante y nutritiva, produce fluidos y elimina la mucosidad, es útil para el tratamiento de los pulmones y el intestino grueso. Nos ayuda a regular el estado de ánimo, en los momentos de tristeza de los días grises de otoño.

Beneficios de la pera

  1. Las virtudes de la pera pueden enumerar diciendo que es un alimento diurético, uricolitico (disuelve el ácido úrico), depurativo, laxante, remineralizante, estomático, astringente y sedante.
  2. Por su bajo contenido en hidratos de carbono y en sodio resulta recomendable para diabéticos, hipertensos y para los que hayan sufrido enfermedades cardíacas.
  3. De gran valor en casos de reumatismo, gota, artritis, estrés, anemia, diarrea, obesidad e hipertensión arterial.
  4. La pera es de fácil y rápida digestión cuando está tierna y madura.
  5. Los que tengan un aparato digestivo algo delicado, pueden tomarla cocida. Pierde así, sin embargo, gran parte del contenido vitamínico, aunque no los minerales e hidratos de carbono.
  6. La pera ejerce una suave acción astringente y evita la putrefacción y flatulencias intestinales, típicas por ejemplo de la colitis.
  7. La pera favorece además la eliminación de ácido úrico a través de la orina.
  8. Tiene efecto alcalinizante de la sangre, lo que la hace indicada en dietas depurativas, contribuyendo a neutralizar el exceso de residuos tóxicos propios de una dieta rica en productos de origen animal.
  9. Por contener vitaminas B1, B2 y Niacina o B12, todas del Complejo B, que regulan el sistema nervioso y el aparato digestivo; fortifican el músculo cardíaco, y son esenciales para el crecimiento.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Fotografía: Agnès Piqué